fbpx

Venta o Entrega de Hidrocodona Abogados en Orlando, FL

Guía del abogado de Orlando sobre la venta o entrega de hidrocodona en Florida

Según la Sec. 893.13 de Estatutos de Florida, el delito de Venta o Entrega de Hidrocodona en Florida se comete cuando un individuo vende, fabrica, entrega hidrocodona o posee hidrocodona con la intención de venderla, fabricarla o entregarla.

Venta: El término “venta” se refiere al acto de transferir hidrocodona a cambio de dinero, bienes o servicios.

Entrega: "Entrega" se define como la transferencia real, constructiva o intentada de hidrocodona de una persona a otra.

Fabricar: La fabricación implica la producción, preparación o propagación de hidrocodona, generalmente mediante síntesis o extracción química.

Posesión con intención: La posesión con la intención de vender, fabricar o entregar hidrocodona significa que un individuo no sólo tiene la droga en su poder sino que también tiene la intención de distribuirla de alguna manera.

Elementos del crimen

Si enfrenta cargos por la venta o entrega de hidrocodona en Florida, es vital comprender los elementos específicos que componen este delito. En términos legales, los “elementos” son el conjunto de hechos que la fiscalía debe probar más allá de toda duda razonable para que se produzca una condena. Estos son los elementos claves de este delito:

Sustancia controlada

Se debe confirmar que la sustancia en cuestión es hidrocodona, que es una sustancia controlada de Lista II en Florida.

Transferencia o Venta

Debe haber pruebas de que usted vendió, entregó o tuvo la intención de vender o entregar la hidrocodona. La simple posesión de la droga es un cargo separado.

Conocimiento

La fiscalía debe demostrar que usted sabía que la sustancia era hidrocodona y que no estaba autorizado a venderla o entregarla, como por ejemplo carecer de una licencia farmacéutica válida.

Actividad transaccional

Por lo general, es necesario que haya pruebas de un intercambio, ya sea monetario o de otro tipo, aunque no es necesario que el dinero real cambie de manos para que se cometa el delito.

Sanciones por venta o entrega de hidrocodona en Florida

Venta o Entrega de Hidrocodona se considera un delito grave de segundo grado en Florida. Este cargo tiene implicaciones graves, como un máximo de 15 años de prisión o tiempo de libertad condicional, junto con una multa de hasta $10,000.

La venta o entrega de hidrocodona es un delito grave en Florida, clasificado como delito grave de segundo grado. Las penas por este delito son severas y pueden tener un impacto duradero en su vida, incluida su libertad, estabilidad financiera y futuras oportunidades laborales. A continuación, profundizamos en los detalles de las sanciones, incluyendo prisión, multas y otras consecuencias colaterales.

Encarcelamiento

Sentencia Máxima

Si lo declaran culpable, podría enfrentar hasta 15 años de prisión en una prisión estatal de Florida. La duración de la sentencia puede variar dependiendo de varios factores, como los antecedentes penales, la cantidad de hidrocodona involucrada y si el objetivo era menores.

Sentencias mínimas obligatorias

La ley de Florida puede imponer sentencias mínimas obligatorias por delitos relacionados con drogas, incluida la venta o entrega de hidrocodona, particularmente si se trata de grandes cantidades o si el delito ocurrió cerca de una escuela u otra área protegida.

Probatoria

Duración

En algunos casos, el tribunal puede optar por la libertad condicional en lugar de prisión o además de ella. El período de prueba puede durar hasta 15 años.

Condiciones

Las condiciones de libertad condicional a menudo incluyen controles periódicos con un oficial de libertad condicional, pruebas de drogas, servicio comunitario y finalización de programas de tratamiento de drogas. El incumplimiento de estas condiciones puede resultar en la revocación de la libertad condicional y la imposición de la pena de prisión original.

Sanciones financieras

Multas

Una condena puede resultar en una multa de hasta $10,000. Esto se suma a los costos judiciales y otros honorarios que es posible que deba pagar.

Confiscación de activos

En algunos casos, el estado puede confiscar activos que se cree que están relacionados con el delito de drogas, como vehículos utilizados para transportar hidrocodona o propiedades compradas con ganancias de la venta de drogas.

Consecuencias colaterales

Antecedentes penales

Marca Permanente: Una condena resultará en antecedentes penales permanentes, a los que se podrá acceder en las verificaciones de antecedentes por el resto de su vida.

Desafíos laborales: Tener antecedentes penales puede obstaculizar significativamente su capacidad para encontrar empleo. Muchos empleadores dudan en contratar personas con antecedentes penales, particularmente en roles que requieren un alto nivel de confianza o autorización de seguridad.

Dificultades de vivienda: Tener antecedentes penales también puede dificultar la obtención de una vivienda, ya que muchos propietarios realizan verificaciones de antecedentes y pueden no estar dispuestos a alquilarle a alguien con antecedentes penales.

Licencia profesional

Ciertas profesiones requieren una licencia estatal y los antecedentes penales pueden dificultar o incluso imposibilitar la obtención o conservación de estas licencias.

Pérdida de derechos civiles

Derecho al Voto

Los delincuentes condenados en Florida pierden el derecho a votar, lo que significa que no podrán participar en elecciones ni referendos.

Servicio de jurado

También perderá el derecho a formar parte de un jurado, lo que limitará su participación cívica.

Posesión de armas de fuego

Los delincuentes condenados tienen prohibido poseer o poseer armas de fuego, lo que puede afectar su seguridad personal y sus actividades recreativas.

Repercusiones profesionales

Acciones disciplinarias

Quienes ejercen profesiones reguladas, como la atención médica, el derecho y la educación, pueden enfrentar medidas disciplinarias por parte de juntas de licencias u organizaciones profesionales.

Pérdida de Licencias y Certificaciones

En casos graves, puede perder licencias y certificaciones profesionales, lo que efectivamente puede poner fin a su carrera en ese campo.

Daño reputacional

El estigma asociado con una condena penal puede tener efectos duraderos en su reputación profesional, lo que dificulta la reconstrucción de su carrera incluso si conserva su licencia.

Las sanciones por la venta o entrega de hidrocodona en Florida son severas y de gran alcance. Una condena puede resultar en una larga sentencia de prisión, multas sustanciales y una serie de otras consecuencias colaterales que pueden afectar su vida mucho después de haber cumplido su sentencia. Si enfrenta cargos, es fundamental consultar con un abogado experimentado para explorar sus opciones legales y posibles defensas.

Nivel de gravedad de carga Multas
Nivel de gravedad 5 (28 puntos) Sin sentencia obligatoria mínima a menos que existan circunstancias agravantes (como condenas penales previas)
Suspensión de licencia (Sec. 322.055, Estatutos de Florida) 6 meses de suspensión de la licencia de conducir

Además, bajo Segundo. 322.055, Estatutos de Florida, la corte debe suspender su licencia de conducir por 6 meses si es condenado por Venta o Entrega de hidrocodona. Sin embargo, el tribunal puede permitirle obtener una licencia restringida solo para fines comerciales si lo justifica una "circunstancia imperiosa".

¿Cómo puede Leppard Law luchar contra un cargo de venta o entrega de hidrocodona en Florida por usted?

Enfrentar un cargo relacionado con la venta o entrega de hidrocodona en Florida es una experiencia desalentadora que puede tener consecuencias que alteran la vida. Leppard Law comprende la gravedad de estos cargos y aporta una amplia experiencia en la defensa de clientes contra ellos. A continuación se presentan algunas de las estrategias clave que empleamos para desafiar el caso del Estado y proteger sus derechos.

Probar la intención de vender

La importancia de la intención

En el derecho penal, especialmente en casos relacionados con drogas como la venta o entrega de hidrocodona, demostrar la “intención” puede ser el eje que asegure una condena o conduzca a una absolución. Pero ¿qué significa realmente “intención de vender”? Significa que el acusado tenía el objetivo consciente de distribuir o vender la hidrocodona, no simplemente poseerla para uso personal.

Tipos de evidencia de intención

  1. Cantidad de la droga: Una gran cantidad de hidrocodona, más de lo que se consideraría razonable para uso personal, podría indicar una intención de venta.
  2. Empaque: Si la hidrocodona se encuentra en varios paquetes pequeños y listos para la venta, eso puede implicar intención.
  3. Parafernalia: Herramientas y equipos como básculas, bolsas o incluso una lista de clientes pueden servir como prueba de intención.
  4. Comunicaciónes: Se pueden utilizar como prueba mensajes de texto, llamadas telefónicas o registros informáticos sobre la venta de hidrocodona.
  5. Evidencia de vigilancia: Ser sorprendido en el acto de vender o distribuir, ya sea a través de videos o relatos de testigos presenciales, proporciona evidencia directa de la intención.
  6. Ubicación: Si el imputado se encuentra en un lugar conocido por el narcotráfico, se podrá inferir que pretendía venderla.
  7. Registros financieros: Grandes sumas de dinero, especialmente en denominaciones pequeñas, también pueden indicar una operación de venta de drogas.

Posesión real o constructiva

Cuando se trata de delitos relacionados con drogas como la venta o entrega de hidrocodona en Florida, uno de los elementos clave que debe probar la fiscalía es la posesión. Comprender la diferencia entre posesión “real” y “constructiva” es fundamental para comprender cómo opera la ley en estos casos.

Posesión real

Definición:

“Posesión real” significa que el individuo tiene control físico directo e inmediato sobre la sustancia. En términos sencillos, está en su mano, en su bolsillo o en su persona.

Cómo se prueba:

La posesión real suele ser sencilla de probar. Si se encuentra hidrocodona en su mano durante una búsqueda, por ejemplo, eso es posesión real. La cadena de custodia desde el momento del registro hasta la presentación de la droga como prueba suele ser suficiente para establecer la posesión real.

Las defensas contra la posesión real podrían incluir demostrar que el registro se realizó ilegalmente (por ejemplo, sin una orden judicial o causa probable) o que usted tenía una receta válida para hidrocodona.

Posesión constructiva

Definición:

La “posesión constructiva” es un poco más abstracta. Significa que, si bien es posible que no haya tenido hidrocodona consigo, tenía acceso a ella y la capacidad de controlarla. Por ejemplo, si se encuentra hidrocodona en la guantera de un automóvil que usted conduce, eso es posesión constructiva.

Cómo se prueba:

Demostrar la posesión constructiva suele ser más complejo. La fiscalía debe demostrar que:

  1. El acusado sabía que la sustancia estaba presente.
  2. El acusado tenía la capacidad de controlar la sustancia.

A menudo, esto implica pruebas circunstanciales, como las huellas dactilares del acusado en el paquete o pruebas de que el acusado tenía las llaves del lugar donde se almacenaban las drogas.

Las defensas contra la posesión constructiva pueden implicar cuestionar la idea de que usted conocía las drogas o tenía la capacidad de controlarlas. Por ejemplo, si usted era un pasajero en un automóvil donde se encontró hidrocodona, pero no era dueño del automóvil ni tenía ningún control sobre la guantera, podría argumentar que no tenía posesión constructiva.

Por qué es Importante

Si la posesión se etiqueta como real o constructiva puede tener implicaciones importantes para su caso legal. Las defensas disponibles pueden diferir y la dificultad de demostrar la posesión a menudo varía entre las dos categorías. Comprender este concepto es esencial para cualquier persona que enfrente un cargo relacionado con la venta o entrega de hidrocodona o cualquier otra sustancia controlada.

El concepto de “Defensa de Disposición Legal” es específico de los delitos de drogas y trata con el argumento de que el acusado estaba en el proceso de deshacerse de una sustancia controlada de manera legal cuando fue arrestado o acusado. Esta defensa es particularmente compleja y su admisibilidad varía según la jurisdicción y las particularidades del caso. Aquí hay un desglose:

La “defensa de disposición legal” se invoca cuando un acusado afirma que estaba en el acto de deshacerse legalmente de la sustancia controlada (en este caso, hidrocodona) cuando fue detenido. Esto podría significar que la persona se dirigía a un centro médico para entregar las pastillas no utilizadas o estaba siguiendo un procedimiento específico para su eliminación legal descrito por los proveedores de atención médica o las autoridades.

¿Cómo se prueba?

  1. Demostración de intención: El acusado debe demostrar una intención clara e innegable de deshacerse de la sustancia legalmente. Esto podría implicar mostrar pruebas como rutas de GPS a un centro médico, mensajes de texto o llamadas para concertar una eliminación legal, o incluso testimonios de testigos que confirmen la intención.
  2. Tiempo: El momento debe ser razonable. Por ejemplo, si se encontró hidrocodona en su automóvil, pero pasó por varias oportunidades para deshacerse de ella legalmente, esto podría debilitar su defensa.
  3. Cumplimiento de las normas: El demandado debe demostrar que el método de eliminación previsto cumplió con las pautas federales, estatales o locales para la eliminación legal de sustancias controladas.
  1. Carga de la prueba: Por lo general, la carga de la prueba puede recaer en el acusado para demostrar que tenía toda la intención de deshacerse legalmente de la sustancia.
  2. Credibilidad: Para que esta defensa sea eficaz, la historia del acusado debe ser creíble y estar respaldada por pruebas concretas. Por lo general, las meras afirmaciones verbales no bastan.
  3. Limitaciones: Tenga en cuenta que esta defensa puede no ser aplicable a otros cargos relacionados, como la intención de distribuir, y la presencia de grandes cantidades de la droga podría complicar la defensa.

Moción para suprimir

En derecho penal, una “Moción para suprimir” es una solicitud formal presentada por un acusado pidiendo al tribunal que excluya la presentación de pruebas específicas durante el juicio. El fundamento de tal moción generalmente se basa en el argumento de que las pruebas en cuestión se obtuvieron en violación de los derechos constitucionales del acusado, como registros e incautaciones ilegales, falta de una orden judicial adecuada o confesiones forzadas.

¿Qué es una moción para suprimir?

Una Moción para Suprimir busca impedir que ciertas pruebas se utilicen contra un acusado, particularmente si se obtuvieron de manera inadecuada o ilegal. Esto podría ser cualquier cosa, desde pruebas físicas, como pastillas de hidrocodona confiscadas, hasta testimonios y declaraciones.

Motivos de presentación

Los motivos para presentar una Moción para Suprimir pueden variar, pero generalmente se relacionan con violaciones de:

  1. Cuarta enmienda: Protege contra registros e incautaciones irrazonables. Si la hidrocodona se encontró durante una búsqueda ilegal, podría suprimirse.
  2. Quinta Enmienda: Protege contra la autoincriminación. Si se obtuvo una confesión sin informarle adecuadamente de su derecho a permanecer en silencio, podría ser suprimible.
  3. Sexta Enmienda: Garantiza el derecho a asistencia letrada. Las declaraciones dadas sin la presencia de un abogado, después de haberlo solicitado, pueden ser suprimibles.

¿Cómo se prueba?

  1. Cadena de custodia: La defensa puede cuestionar el manejo y almacenamiento de las pruebas, enfatizando cualquier irregularidad u oportunidad de manipulación.
  2. Escrutinio de orden judicial: Si se emitiera una orden de registro, la defensa la examinaría en busca de discrepancias, incluidos los detalles de lo que se iba a registrar e incautar.
  3. Errores de procedimiento: Cualquier falta de lectura de los derechos Miranda, técnicas de interrogatorio inadecuadas o falta de asesoría legal también pueden ser motivos de supresión.
  1. Carga de la prueba: El acusado tiene la carga inicial de presentar pruebas que sugieran que la incautación fue ilegal. Si se cumple, la carga de demostrar la legalidad pasa a la fiscalía.
  2. Doctrina “El fruto del árbol venenoso”: Incluso las pruebas descubiertas como resultado indirecto de una acción inconstitucional pueden ser suprimibles, pero hay excepciones como el descubrimiento inevitable o la buena fe por parte de los funcionarios.
  3. Oír: Por lo general, se lleva a cabo una audiencia previa al juicio especial para decidir sobre la moción. El juez, después de escuchar los argumentos de ambas partes, decide si las pruebas en cuestión deben ser suprimidas.

La defensa de la coartada

El término "coartada" se origina de la palabra latina que significa "en otro lugar" y, en el contexto del derecho penal, una defensa de coartada se utiliza para demostrar que un acusado era físicamente incapaz de cometer un delito porque se encontraba en un lugar diferente cuando el ocurrió el crimen. Es una de las estrategias de defensa más sencillas, pero demostrarla de manera convincente a menudo puede ser un asunto complejo.

¿Qué es una defensa de coartada?

Una coartada es una forma de defensa donde el acusado pretende demostrar que no estuvo en el lugar del crimen y por tanto no pudo haberlo cometido. Esto es diferente a afirmar que el acusado no cometió el delito; más bien, afirma que no podrían haberlo hecho.

Tipos de evidencia utilizada

  1. Declaración del testigo: Quizás la forma más convincente de prueba de coartada. Amigos, familiares o incluso extraños pueden testificar que estaban con el acusado en el momento en que se cometió el delito.
  2. La evidencia física: Podría ser un recibo con fecha y hora de una tienda o restaurante, que demuestre que el acusado estaba en otro lugar cuando ocurrió el delito.
  3. Huellas Digitales: Los registros de teléfonos móviles, la actividad en las redes sociales o las imágenes de vigilancia pueden corroborar una coartada.
  4. Registros oficiales: Registros de empleo, registros de asistencia a la escuela o registros médicos que indiquen que el acusado estaba en el trabajo, en clase o en un hospital, por ejemplo.

Cómo establecer una coartada sólida

  1. Corroborar: Cuantas más fuentes puedan confirmar su paradero, más sólida será la coartada.
  2. Sincronización: La coartada debe cubrir el momento específico en que se cometió el delito. Por lo general, no basta con contabilizarlo justo antes o justo después.
  3. Confiabilidad: Los testigos deben ser creíbles y las pruebas físicas deben ser difíciles de cuestionar.
  1. Divulgación: Muchas jurisdicciones exigen que la defensa notifique a la fiscalía con antelación si tienen la intención de utilizar una coartada. Esto es para darle a la fiscalía tiempo suficiente para investigar las reclamaciones de coartada.
  2. Credibilidad: Una coartada débil a veces puede hacer más daño que bien, ya que en realidad podría ayudar a condenar al acusado si el jurado cree que está mintiendo.
  3. Coartada falsa: Presentar una coartada falsa es en sí mismo un delito penal en muchas jurisdicciones.

Coartada frente a otras defensas

Una coartada es una defensa fáctica, no legal. No afirma que el acusado tuviera una buena razón para cometer el delito o que lo cometió pero no debería ser considerado totalmente responsable. Simplemente dice que no podrían haberlo hecho. Esto lo diferencia de defensas como la autodefensa, la locura o el atrapamiento.

Importancia en el juicio

Una coartada sólida puede dar lugar a un veredicto de inocencia porque contradice directamente la afirmación de la fiscalía de que el acusado cometió el delito. Si la coartada es convincente y está fundamentada con pruebas creíbles, impone dudas razonables, lo que dificulta que la fiscalía pruebe la culpabilidad más allá de ese umbral.

Estrategias adicionales

Tenemos una variedad de otras estrategias a nuestra disposición, dependiendo de los detalles de su caso sobre la venta o entrega de hidrocodona. Estos pueden incluir:

  • Cuestionando la credibilidad de los testigos
  • Cuestionando la confiabilidad de la evidencia forense
  • Presentación de peritaje para contrarrestar las pretensiones del Estado

Leppard Law se compromete a brindar una sólida defensa legal a los clientes que enfrentan cargos relacionados con la venta o entrega de hidrocodona en Florida. Con nuestro conocimiento integral de la ley y un enfoque personalizado para su caso, nuestro objetivo es garantizar el mejor resultado posible para usted.

Preguntas Frecuentes

1. ¿Qué es un delito grave de segundo grado en Florida?

Un delito grave de segundo grado en Florida, como la venta o entrega de hidrocodona, conlleva penas de hasta 15 años de prisión o libertad condicional y una multa de hasta $10,000.

2. ¿Qué es la 'intención de vender' en los cargos por posesión de drogas?

'Intención de vender' significa que un individuo no solo está en posesión de una droga sino que tiene la intención de distribuirla. Esto generalmente requiere evidencia adicional más allá de la posesión.

3. ¿Cuál es la diferencia entre la posesión real y la implícita?

La posesión real significa que la persona tenía la droga, mientras que la posesión implícita implica que la droga estaba en un lugar bajo el control de la persona y que sabían de su presencia.

Una 'moción para suprimir' es una solicitud de la defensa para excluir ciertas pruebas que se obtuvieron en violación de los derechos constitucionales del acusado.

5. ¿Qué es una defensa de coartada?

Una defensa de coartada es cuando la defensa presenta evidencia de que el acusado estaba en otro lugar en el momento en que ocurrió el crimen.

¿Por qué confiar en la ley Leppard? ¡Dejamos que los resultados hablen por sí solos!

Pero no confíe sólo en nuestra palabra, experimente usted mismo la diferencia de la Ley Leppard.

¿Qué se siente tener un abogado que realmente te respalda? En Leppard Law, lo tratamos como a una familia. Profundizamos en su caso, priorizamos sus mejores intereses y defendemos agresivamente sus derechos.

Hemos sido honrados como los “Mejores de Orlando” en defensa penal y de DUI durante seis años consecutivos. Su confianza impulsa nuestro compromiso con la excelencia legal.

Entendemos que lidiar con un cargo penal es estresante y desorientador. Es por eso que hemos simplificado nuestro proceso para que sea lo más sencillo posible para usted.

Una llamada a Ley Leppard puede cambiar el curso de tu futuro.

¡Calendarice su consulta gratis hoy!

No juegues con tu futuro; póngalo en manos de un equipo legal confiable y de primer nivel.

Nuestras acciones hablan más fuerte

Siempre te respaldaremos. Eche un vistazo a nuestras victorias recientes y compruébelo usted mismo.

Una cultura de excelencia

Nuestros expertos legales cuidadosamente examinados tienen una amplia experiencia como ninguna otra que pueda encontrar.

Evaluación gratuita

Cuando estés listo para hablar, ¡estamos aquí para ti! Obtenga su consulta gratis hoy.